𝗘l corazón como los ojos del cerebro


Al concluir mi diplomado de corporalidad tocamos el tema del corazón, esté más allá de ser un órgano, es el principal elemento del cuerpo humano que regula nuestro sentir, pero vamos paso a paso explicándoles ¿Por qué?, esto no solo es una idea romántica, sino que también se trata de ciencia, espiritualidad y sí, desde luego de amor también.




A nivel celular lo primero que se constituye de nuestro cuerpo es el corazón, pues este determina vida, un latido, una señal de que estamos existiendo, de que nos estamos conformando en un cuerpo, encontrando la vida misma, bombeando sangre, movimiento y yo diría impulso por existir. Incluso desde el vientre las percepciones del bebé se traducen en el ritmo del corazón, yo recuerdo cuando mi hijo estaba en el vientre de su madre, en uno de sus tantos ultrasonidos y revisiones, nos tocó monitorear el corazón y cada vez que su mami le hablaba o incluso yo, cambiaba el ritmo, se aceleraba, como dando una señal diciendo “aquí estoy,

los escucho”, el percibía nuestra voz y desde luego nuestras emociones y sentir, pues también desde la voz transmitimos, pero que decir de todo lo que su madre sentía, entonces, esto me lleva a que nuestras percepciones, antes de ser vista e interpretadas, el corazón las recibe, las traduce y manda el impulso al cerebro y cuerpo entero, traduciendo la emoción de forma pura.


Por lo anterior cuando decimos que la respuesta siempre habita en uno y en lo que nos dicta el corazón, parte más allá de una idea romántica, sino de la forma en que percibimos lo que nos ocurre, como nos ocurre e incluso lo que debemos de hacer, el problema es cuando somo más mente que cuerpo y corazón.

Nuestros pensamientos nos llevan a un mundo más caótico y complicado de lo que realmente vivimos en la realidad, intentando protegernos de los peligros que se ha inventado, o por decirlo de otra manera, de los miedos que hemos sembrado en nuestros pensamientos, alterando la verdadera percepción de las cosas.


Cuando nos permitimos sentir nuestro cuerpo, podemos escuchar nuestro corazón, sus latidos, su ritmo, sus sensaciones, logrando de esta forma percibir la verdadera la calma y con ello encontrar el verdadero sentido de las cosas que nos pasan, de cómo nos pasan y de las decisiones que debemos tomar, para realmente encontrar la solución de las cosas.


En estos tiempos vivimos más en el mundo de las ideas y de los miedos, cuando deberíamos habitar el mundo real, en donde nuestro cuerpo y corazón lo perciben de forma correcta, es por ello que los invito a reconectarse con su cuerpo, silenciar la mente, sentir el aquí y el ahora a través de nuestras percepciones, mismas que nos regala

el cuerpo con los sentidos, para ello la practica del Yoga y el mindfulness les puede ayudar, al principio puede ser complicado, pero solo la práctica y perseverancia les mostrara de lo que hablo.


Entonces ya saben que ocurre cuando nos enamoramos de alguien, cuando ves y abrazas por primera vez a tu hijo o hija, cuando te reencuentras y así cada una de nuestras experiencias.




Gracias por leerme y si tienes dudas o comentarios quedo a tus ordenes.


Abrazos.


JCFranco

Carpediem.




gif








14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo